Cómo encontrar empleo

Finalizada la etapa de estudios universitarios los recién egresados entran en un proceso de búsqueda laboral. Los objetivos se fijaron años antes de finalizar el ciclo formativo.

El principal obstáculo con el que se encuentran los recién egresados es la falta de experiencia laboral, aunque hay estudiantes que compaginan su formación con trabajos temporales o en prácticas, lo cierto es que un porcentaje alto de ellos inicia su vida laboral sin experiencia laboral de ningún tipo.

Por este motivo quienes empiezan a buscar trabajo tienen que aceptar ofertas mal remuneradas y en sectores empresariales distintos a los de sus estudios. Es la tónica habitual durante los primeros meses de vida laboral.

Las ofertas ideales tardan, pero llegan con tesón, trabajar en puestos poco cualificados durante los primeros meses es muy habitual tanto entre personas con estudios universitarios como los que no han accedido a este tipo de estudios.

Encontrar empleo lleva muchos años, va más allá de los primeros meses de búsqueda. La entrega de las hojas de vida es el eslabón entre los estudios y la vida laboral.

Vocación temprana

Durante el periodo de la educación básica se va conformando la personalidad, el talento y las habilidades. Por lo general son los profesores los que detectan las mejores habilidades del niño o de la niña.

En la vida familiar también se dan momentos en los que los padres ven en sus hijos habilidades especiales, son muchas las celebridades que han hecho un camino exitoso gracias a una preparación temprana.

A partir de la detección de esas habilidades se inicia un proceso de pruebas y valoraciones para evaluar la posibilidad de emprender el camino profesional.

Los deportistas son el ejemplo de cómo descubrir el talento en la juventud para formar profesionalmente a la persona y hacer que tenga posibilidades de éxito.

Detectar desde una edad temprana cuáles son las habilidades por las que una persona destaca es muy importante y tendrá mucha transcendencia en el futuro.

Estudios & empleo

La mayoría de los ciudadanos buscan hacer carrera laboral mediante estudios universitarios, quienes tienen la posibilidad de cursar estudios universitarios podrán acceder en el futuro a puestos de responsabilidad en grandes empresas.

La vía universitaria es la más segura, los datos lo ponen de manifiesto. Ampliar este tipo de formación con una especialización por medio de una maestría o un doctorado aumenta de forma significativa las posibilidades de éxito.

Saber en qué destaca una persona aún si es muy joven, es una gran oportunidad para lograr los objetivos laborales.

Antes de iniciar los estudios universitarios es importante tomarse un tiempo para valorar qué profesión se quiere desempeñar, cuáles son las aspiraciones salariales, qué tipo de cargo se quiere asumir y en qué sector empresarial hay más salidas laborales.

Una vez definido lo anterior es el momento de seleccionar la universidad más adecuada y cumplir con el ciclo formativo.

Al finalizar los semestres universitarios es muy aconsejable ampliarlos con una maestría para reforzar los conocimientos y aumentar las posibilidades de acceso laboral.

Compaginar los estudios con prácticas o trabajos temporales los fines de semana, es otra forma de ampliar la hoja de vida.

Todo este proceso que dura varios años será el que permitirá acceder al mercado laboral en las mejores condiciones.

La hoja de vida es la primera referencia que el empleador recibe, debe estar perfectamente redactada y estructurada.

La hoja de vida debe de empezar por los datos personales, profesión y datos de contacto. A continuación se debe redactar la formación educativa destacando los aspectos más importantes para el cargo al que se aspira.

La parte final de la hoja de vida es para la experiencia laboral, si la hay, además de las habilidades especiales.

Dependiendo del puesto de empleo al que se aspira se puede editar la hoja de vida para destacar las virtudes más importantes.

Búsqueda de empleo

El proceso continúa con la búsqueda de empleo por diferentes medios, el más clásico es personarse directamente en las agenciad de empleo tanto públicas como privadas. Otra opción muy importante es internet, a través del buscador de Google se puede acceder a páginas especializadas en empleo que cuentan con muchas ofertas.

En Google los usuarios pueden encontrar páginas web de empresas que publican directamente las vacantes. El propio buscador también rastrea a diario miles de sitios web e indexa la información para publicarla en las posiciones destacadas de su buscador.

Planificar desde la adolescencia es la mejor forma de tener garantizado un futuro laboral estable, la propia formación y el proceso de búsqueda de empleo es un trabajo en sí.

  • Share this post

Relacionado Publicaciones